Contra la lipodistrofia. El Comercio

Hace poco más de una semana, responsables y simpatizantes del Comité Antisida de Asturias, así como enfermos a los que tratan, protestaron durante toda una jornada para exigir a la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios la puesta en marcha de un servicio que permita la reparación facial para los afectados de lipodistrofia por el consumo del tratamiento contra el virus del Sida. La lipodistrofia reduce la grasa que los enfermos tienen en la cara y otras partes del cuerpo, proporcionando un aspecto demacrado que hace visible una enfermedad invisible.

La entidad ha llegado a calificar de «traición» que la Administración regional aún no haya puesto en marcha esta cirugía, a pesar de que existe pleno acuerdo para ello e, incluso, se había hablado de la posibilidad de ofrecerla en el Hospital Monte Naranco o en el Hospital Universitario Central de Asturias a partir de finales de 2008. Y parece que el problema no es el dinero. María José Suárez, presidenta del comité indicó que este tratamiento es una cirugía ambulatoria que «cuesta unos 1.200 euros por personas». En Asturias hay unos 200 afectados por la lipodistrofia y algunos han tenido que acudir a la sanidad privada para que les fuera inyectado un polímero bajo la piel con el que recuperar su aspecto. Han tenido que pagar para ello entre 5.000 y 6.000 euros.

No hay comentarios: