Pobreza de infantes.

Los menores de edad que no tienen la oportunidad de asistir a las escuelas, representan un serio problema, que tiene que ver con la carencia de valores y de horizontes.

La pobreza está directamente ligada a la falta de oportunidades y esto constituye un caldo de cultivo que deja como resultado la insatisfacción, el enojo, el resentimiento, la inseguridad, la incertidumbre y un conjunto de estados emocionales que producen sujetos que viven bajo situaciones de profunda inestabilidad que los hace susceptibles al consumo de alcohol y sustancias altamente adictivas. Hoy los menores de edad, no únicamente son adictos, sino que además, como lo indica la especialista, son explotados sexual y laboralmente.

Una infancia dominada por las carencias materiales, afectivas y psicológicas, se convertirá en una adultez que será peligrosa para la familia y la colectividad donde vive.
Mas...


No hay comentarios: