Luchan en grupo contra adicción al sexo - El Universal - Sociedad

“Primero adictos, después incapaces de dar amor, recibíamos de los demás para llenar el vacío que existía en nuestro interior. Nos engañábamos una y otra vez al pensar que la siguiente persona sería la que nos salvara y mientras tanto, íbamos desperdiciando nuestras vidas“, dicen en forma rotunda y dramática.

“La sobriedad para los sexólicos de nuestra clase significa la abstinencia de relaciones sexuales con nosotros mismos o con cualquier persona que no sea nuestro cónyuge, no renunciamos al sexo, si no a la lujuria, porque el sexo es un regalo de Dios”, dice Fedromundo.

Fedromundo tiene 47 años y acepta que con el programa pudo de paso curar su adicción al alcohol. Hoy coordina un grupo de SA en Guadalajara que apenas reúne a ocho integrantes, de los que sólo tres acuden de manera diaria. “Aceptarse como adicto al sexo es como decir aceptar que eres un depravado. En México antes alcohólico que sexólico”.

No hay comentarios: