Radiografía de un pederasta sin alma

M., menor de edad, nunca pudo imaginar que detrás de aquel alias (malochico17) había un auténtico monstruo. Ni que la foto del joven atractivo que su interlocutor exhibía en el chat era tan falsa como su edad (pues no tenía 17 sino 57 años). Con apenas 12 años cumplidos, M. se vio envuelta en una terrible historia que la asustó y agobió hasta caer en una grave anorexia (en varios meses perdió 20 de sus 49 kilos). Y tampoco intuyó que aquel falso joven (un ingeniero nuclear residente en España tras haber trabajado durante 30 años en EE UU) la iba envolver y confundir hasta extremos insospechados. Aún hoy, seis años después, M. trata de olvidar con psicólogos y sexólogos aquella pesadilla.
Mas...

No hay comentarios: