El narco mexicano pone precio a la cabeza de un tuitero: 36.000 euros

“Lo que más temo es por mi familia, que no tiene la culpa de que yo haya tomado la decisión de publicar de manera abierta datos sensibles que afectan a los carteles y al Gobierno en mi Estado”, reconocía la semana pasada vía e-mail el responsable de las cuentas. Entonces ya hablaba de “amenazas de muerte”, aunque todavía no existían los papeles en los que se le califica como uno de esos “pendejos que se creen héroes” y donde aparece un número de teléfono para los posibles informantes.
Mas...

No hay comentarios: