«Mi hijo se suicidó por una esquizofrenia inducida por las drogas». diariovasco.com

María Ángeles Arbaizagoitia ha aprendido a vivir con el dolor provocado por la muerte de su hijo Txomin. Padecía esquizofrenia paranoide y se quitó la vida. Su madre se involucró en la ayuda a las familias que padecen este problema y hoy preside la Federación de Euskadi de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Fedeafes).

- ¿Cuál es el impacto de tener en la familia a una persona afectada por una enfermedad mental?.

- Mi hijo comenzó con delirios. La enfermedad se le desencadenó con 18 años. Para estos enfermos, los delirios son una realidad. Yo le intentaba convencer a Txomin de que se estaba imaginando fantasías, pero no valía de nada. Me asustaba, ves que el chaval se ha trastornado, padece una psicosis... Toda la familia se descompensa.

- ¿Cuál fue el desencadenante de la enfermedad de Txomin?

Las drogas y el alcohol. Especialmente 'speed', el 'pastilleo'. Hay que parar el consumo. En el caso de mi hijo, el problema arrancó de ahí. No nos dimos cuenta de lo que pasaba, creo que se inició en el instituto, cuando comenzó a salir con sus amigos... Al poco tiempo ocuparon una casa abandonada, donde tocaban música. Yo creía que tomaba sólo alcohol,luego nos dimos cuenta de que había algo más. Para cuando intentamos pararlo, era tarde. Mas......

No hay comentarios: