Cómo opera el “Mercado Central del paco".

Dos veces por semana, Danny Mainza Contreras –un peruano de 50 años al que en la villa 1–11–14 conocen como “El Viejo Bigote”– hacía “trabajos manuales” en una casa de la manzana 18: con cada kilo de cocaína o paco, tenía que armar 41 bolsitas de 25 gramos cada una. Cada vez que realizaba esa tarea, que le demandaba unas dos horas, le pagaban 300 pesos.


A “Bigote” lo reclutó un pariente del también peruano Marco Estrada Gonzáles (alias “Marcos”, capo narco de la zona), a quien le alquilaba una casa en la manzana 21. Pronto, con el armado de bolsitas empezó a completar sus magros ingresos como cantante de serenatas. Al menos, hasta que terminó "preso en Devoto". Mas.....

No hay comentarios: