Alarma por aumento en el consumo de heroína. Las pepas anfetamínicas y el 'Popper' se toman las rumbas juveniles.

El sábado 20 de julio, Sandra*, una menor de 17 años, fue llevada al Hospital Universitario del Valle con paro cardíaco y convulsionando, víctima de una sobredosis de éxtasis consumido en la rumba de la noche inmediatamente anterior.

El médico toxicólogo Jorge Quiñones le aplicó un antídoto para evitar su deceso y luego fue trasladada a una sala de cuidados intensivos de la Clínica Valle del Lili.

Allí permanece desde hace quince días con pronóstico reservado. Los médicos le diagnosticaron a la joven daños cerebrales irreversibles y encefalitis, una enfermedad que compromete el sistema nervioso central por el abuso de la droga y de la capacidad motriz del cuerpo, sometido a excesivas jornadas de parranda.

Ese mismo 20 de julio (Día de la Independencia Nacional), llegaron al HUV otros tres jóvenes convulsionando por consumo de heroína. La sobredosis mató a uno de los muchachos. Había consumido 200 veces más la cantidad tolerable del opiáceo.
Mas..

No hay comentarios: